MONTERREY, NUEVO LEÓN

 

CONOCIENDO MONTERREY

¿QUÉ HACER EN MONTERREY?

 


 

CONOCIENDO MONTERREY

La variedad de propuestas para el viajero en Nuevo León combina facetas muy variadas: naturaleza y modernidad, tradición y aventura, gastronomía y ambiente cosmopolita. La visita obligada es su capital, Monterrey, donde la modernidad y la historia confluyen en un mismo espacio: la Macroplaza. Aquí, la Catedral Metropolitana –que data del siglo XVIII– contrasta con el Faro de Comercio –cuyo famoso láser verde se puede ver desde muchos puntos de la ciudad–. El paseo Santa Lucía, un canal de agua de dos kilómetros de longitud, es la vía que conecta el Museo de Historia Mexicana y el Museo del Noroeste, ambos recintos situados en la Macroplaza, con el Parque Fundidora.

El terreno de la antigua Fundidora Monterrey es ahora uno de los más grandes orgullos regios: el Parque Fundidora, un espacio que conjuga la historia de la industria acerera con el concepto de un moderno parque donde es posible realizar actividades deportivas como patinaje en hielo o asfalto. Aquí también se ofrecen actividades culturales, de negocios (en el Centro Cintermex) y una opción de hospedaje en un cómodo hotel.

La cadena montañosa que rodea la ciudad permite admirar bellos escenarios naturales. Si eres deportista, puedes explorar las formaciones rocosas que durante millones de años han dado origen a cañones y cascadas. Estos sitios son ideales para practicar rapel, campismo, senderismo y otras actividades ecoturísticas. Asimismo, puedes explorar los cañones Matacanes, el Salto y Laberinto, zambullirte en las cristalinas aguas de la cascada Cola de Caballo o navegar en la presa La Boca.

Mención especial merece la gastronomía de este estado. El delicioso cabrito, los tacos de trompo, la machaca, los frijoles charros y las Glorias, dulces de leche quemada con nueces, son sólo una prueba de lo que ofrece la cocina neoleonesa. Anímate a probar un asado, guisado con carne de cerdo, o la suculenta combinación de jitomate, chiles y carne de res en un delicioso cortadillo. Si aún tienes espacio para el postre, una natilla o un pan de Bustamante coronarán el festín.

En Nuevo León, las fiestas y tradiciones también son un gran atractivo turístico y, en casos como la Feria Ganadera, muestras fieles de la tradición local. Esta festividad, que se lleva a cabo en Monterrey, se distingue por sus variadas muestras gastronómicas, venta de artesanías y productos de la región. También en la capital se lleva a cabo el Festival Bella Vía, un evento cultural dedicado a la convivencia de talentosos artistas locales y extranjeros. Es así como cada año la Macroplaza se tapiza de imágenes y bellas reproducciones de obras de arte

 

¿QUÉ HACER EN MONTERREY?

 

MUSEO DEL ACERO HORNO 3

 

Ubicado en el Horno Alto No. 3 de la antigua Fundidora de Monterrey, en el noreste del país, el Museo del Acero Horno 3 funde ciencia, tecnología, historia y esparcimiento para que vivas una experiencia al rojo vivo.

La adaptación de una fundidora a un museo interactivo estuvo llena de retos, pero después de casi dos años de trabajos, estuvo listo en 2007. Un orgullo del museo es su sustentabilidad, con un innovador sistema de aire acondicionado inteligente, así como un techo con vegetación, ideal para pláticas sobre ecología y naturaleza.

En la galería del acero, aborda un elevador que te llevará a 200 metros bajo tierra hasta una mina de carbón, o haz explotar una mina de hierro a cielo abierto. Disfruta de demostraciones de ciencia en vivo hechas por interesantísimos personajes en el Núcleo Científico. En la galería de la historia, viaja a través del tiempo, desde 1900 hasta la actualidad, descubriendo detalles fascinantes, videos históricos, testimonios de ex trabajadores de la industria y artefactos antiguos. Y si eres mayor de 12 años, explora las instalaciones hasta llegar a la parte de arriba. Ahí descubrirás que se puede recorrer toda la antigua fundidora a través de una larguísima tirolesa.

Existen otras actividades llenas de emoción, como vivir la experiencia única de entrar en contacto con un horno alto en plena operación. Asimismo, Horno 3 mantiene convenios con National Geographic para presentar documentales en la Explanada de Estufas. Te recomendamos las funciones nocturnas, en las que se puede ver el cielo lleno de estrellas. Este museo lo disfrutarán niños mayores de diez años, ya que involucra a veces actividades para leer o escribir

 

 

CAÑÓN DE MATACANES: CASCADAS DE DIVERSIÓN

El Cañón de Matacanes, cerca de la ciudad de Monterrey, es  uno de los más espectaculares cañones de Nuevo León y de México. Ha alcanzado fama gracias al color turquesa de sus aguas, las hermosas formaciones de las cuevas y los numerosos saltos al agua que lo atraviesan.

Matacanes es parte de los cañones de Santiago, dentro del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, por lo que su flora y fauna está protegida. Así, podemos disfrutar de su exuberancia durante muchos años más. Su nombre se debe a las formaciones de rocas porosas, de origen calcáreo, con forma de enormes regaderas, llamadas precisamente matacanes.

Lo divertido de este cañón son la gran cantidad de saltos, toboganes y las cuevas por las que pasa el descenso. Camina entre cascadas, pozas de agua cristalina, cuevas, ríos subterráneos y enormes desfiladeros. El recorrido incluye el descenso a rapel por al menos dos cascadas de 27 y 18 metros. Hay saltos que van de los cuatro y hasta los 12 metros, aunque  la mayoría de ellos son opcionales.

Dos lugares preferidos son primero, un salto a oscuras, de cinco metros, donde el fondo arenoso ayuda a amortiguar la caída; y después, una fosa profunda con paredes de 8 y 14 m aproximadamente. El área que circunda el acantilado facilita la perfecta apreciación de estos brincos y la posibilidad de repetirlos cuantas veces quieras. Este es punto de reunión de algunos grupos que animan y echan porras a quienes se tiran a la fosa.

La travesía acuática puede durar entre cinco y ocho horas, dependiendo el número de personas que la realicen, la capacidad física, el desempeño y el paso y ritmo del grupo. Sus paisajes  con ríos de aguas claras, enormes paredes, el sonido de las cascadas inundando el ambiente y caminos sinuosos llenos de abundante vegetación, valdrán todas las horas del recorrido.

Para llegar es necesario usar todo el equipo necesario: en casco, arnés, mosquetones, cintas de seguridad, cuerdas, chaleco salvavidas, shorts, botas, mochila seca o bote estanco contra agua para guardar comida y ropa seca, y lámpara frontal para las cuevas.

La mejor temporada recomendada para visitar el Cañón de Matacanes es entre marzo  y agosto. Para llegar, saliendo de Monterrey, es necesario tomar la carretera nacional (carretera federal 85) en dirección al sur.

Si buscas lugares para dormir, lo más cercano son los hoteles de Santiago, pueblo mágico,  o bien en las cabañas de Potrero Redondo. Para comer,  busca alguno de los restaurantes del municipio de Santiago, especialistas en arrachera.

 

 

DE COMPRAS EN NUEVO LEÓN

¿Tienes ganas de salir de compras? Sin duda la mejor opción es Monterrey, la moderna capital de Nuevo León. En esta ciudad encontrarás todas las artesanías que se fabrican en el estado. Visita las tiendas cercanas a la Macroplaza, donde podrás comprar piezas de cristalería, candiles de cristal cortado y artículos de piel, las artesanías más representativas del estado. Aprovecha para llevar a casa un par de botas vaqueras, cinturones y bolsas de excelente calidad.

En las tiendas y boutiques regiomontanas también hallarás objetos de madera tallada como cajitas pintadas a mano. Los artesanos utilizan una técnica llamada marquetería, la cual consiste en incrustar pedazos de un tipo de madera en piezas de otro tipo de madera para crear figuras con diferentes tonalidades. Te sorprenderán los colores y las caprichosas formas de los alebrijes, o el detalle de las figuras de barro pintadas a mano.

Muy cerca de la Sultana del Norte, en el poblado de Santiago, se asienta Los Cavazos, una zona donde se venden artesanías para todos los gustos y presupuestos. Aquí se fabrican muebles rústicos, piezas de cantera como macetas y fuentes, figuras de barro pintadas a mano, ornamentos de hierro forjado y artículos de piel. Este lugar también es famoso por sus restaurantes. Si acudes un fin de semana debes tener paciencia, pues el lugar es muy concurrido.

En la comunidad de Cieneguilla se mantiene desde la época prehispánica la tradición de la cestería con fibras de carrizo de piedra o sillar. Aquí también se elaboran muebles artesanales de madera.

 

 

 

 

PASADO Y PRESENTE EN LA MACROPLAZA

La modernidad que caracteriza a Monterrey se hace presente en la Macroplaza, una explanada de casi 40 hectáreas donde conviven edificios vanguardistas y coloniales. Una de las plazas urbanas más grandes del mundo, la Macroplaza  es también el núcleo de integración de los regiomontanos y un sitio turístico que no puedes perderte en tu visita a esta ciudad norteña. 

¿Quieres conocer los puntos más atractivos de la ciudad? Quizá la mejor opción sea tomar un recorrido en tranvía. Si te gusta caminar, date una vuelta por el complejo formado por el Museo de Historia Mexicana, el Museo del Noroeste y el Museo del Palacio. Sus colecciones dan cuenta de la historia de un pueblo industrial y su presencia determinante en la economía del país. Por otro lado, si te interesa el arte contemporáneo, el MARCO, también dentro de la Macroplaza, resguarda una vasta colección de obras de artistas latinoamericanos.

Mención aparte merece la Explanada de los Héroes, ubicada en el centro de la gran plaza. Aquí  se erige el Faro del Comercio, una columna de 70 metros de largo y 12 de ancho creada para conmemorar el primer centenario de la Cámara de Comercio de Monterrey. Si en el día es impactante, en la noche te dejará sin aliento, pues la luz láser que emite hacia el cielo es visible desde distintas partes de la ciudad.

Frente a esta imponente columna, el emblemático ícono de la ciudad vigila a los regiomontanos: la Catedral Metropolitana. Fue erigida a la par de la fundación de la ciudad, y su construcción duró más de 100 años. Por ello posee una mezcla de estilos arquitectónicos: barroco, neoclásico y Art Decó. La trascendencia histórica de este edificio radica también en el papel que jugó durante la invasión estadounidense en 1847, al convertirse en centro de mando y almacén de armas.

Si aún tienes energía para seguir el recorrido acude al Paseo Santa Lucía, un canal de agua de más de dos kilómetros de longitud. Situado entre el Museo de Historia Mexicana y el Museo del Noroeste, el paseo recorre la Macroplaza y la une con el Parque Fundidora. No olvides visitar las tiendas de artesanías de los alrededores para llevarte a casa un recuerdo de Monterrey.

 

 

MONTERREY, CUNA DEL ECOTURISMO

 

El complejo sistema montañoso que se extiende por Nuevo León es un gran atractivo para quienes gustan de las emociones fuertes y los bellos escenarios naturales. Este destino es hogar de caídas de agua, monumentales rocas, cuevas y altos cerros. Los cañones neoloneses, además de ofrecer una extraordinaria vista, son todo un desafío hasta para los deportistas más experimentados.

En el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, los más intrépidos podrán realizar un recorrido por el Cañon de Matacanes, uno de los mejores lugares en el mundo para practicar cañonismo. La travesía, que dura alrededor de ocho horas, recorre caídas de agua de hasta 27 metros de altura –donde es necesario lanzarse al agua– y acantilados donde se practica rapel. Para realizarlo, es esencial tener buena condición física.

No menos bellos son los cañones del Salto y Laberinto, ubicados en Ciénega de González, en los cuales podrás realizar descensos a rapel desde diferentes alturas, lanzarte por tirolesas y nadar en fosas de agua. Durante la época de lluvias encontrarás en El Salto una espectacular caída de agua. En primavera y verano, aunque sin agua, este lugar sigue siendo atractivo, con sus muros de piedra de 40 metros de altura. El recorrido puede entrenarte para vivir la experiencia de Matacanes.

El Cañón de Potrero Chico, uno de los 10 mejores destinos del mundo para escalar, resulta un paraíso para los deportistas. Tiene una altura de casi 900 metros; aquí, además de escalar y practicar rapel, puedes visitar fosas de agua, un tobogán de roca y bellas cascadas. En el Cañón de la Huasteca te sorprenderán los glifos prehispánicos de las paredes. Aquí no puedes perderte la ruta de exploración, donde podrás subir a la Cueva de la Virgen para después descender a rapel.

La cascada Cola de Caballo es ideal para un día de campo o para realizar paseos en caballo. Admira la belleza de la caída de 25 metros de altura de la Sierra Madre Oriental. Otra posibilidad para un paseo tranquilo es la presa La Boca, en el municipio de Santiago, donde los paseos en lancha, moto acuática o catamarán son el atractivo principal.

 

 

 

TACOS, GRINGAS Y CABRITO, DELICIAS NORTEÑAS

 

El clima de Nuevo León y las condiciones de su territorio permitieron el desarrollo de la ganadería antes que de la agricultura. Por ello, no es de sorprender que el elemento principal en la dieta de los neoloneses sea la carne. El cortadillo, un guisado preparado con carne de res, jitomate y chile guajillo, o unos deliciosos tacos de arrachera son algunos manjares preparados en las cocinas de este estado norteño. La herencia española se advierte en platillos como el famoso “machito”, preparado con las vísceras del cabrito, muy parecido al “zarajo” de Castilla. Por otro lado, los rasgos prehispánicos se mantienen en la carne seca o machaca, pues era costumbre de los pueblos tlaxcaltecas secar la carne al sol para conservarla por más tiempo. Hoy se sirve cocinada con huevo como desayuno típico de la región, acompañada de limón y sal o en caldillo.

Seguramente habrás escuchado hablar del famoso cabrito, el platillo emblemático de Nuevo León, carne de cabra cocida lentamente a las brazas con leña de mezquite. Disfrútalo con frijoles “charros”, guisados con tocino, carne de cerdo, cilantro y chile serrano. No dejes de probar el asado de puerco, con chile colorado, o un rico puchero.

También puedes comer carne en tacos, gringas y piratas. Prueba los deliciosos tacos “al pastor”, hechos con carne de cerdo bañada con una mezcla de especias y cocinada al carbón en una columna gigante en forma de trompo. Las gringas también se sirven con carne de cerdo “al pastor”, acompañadas con queso y tortillas de harina. Si tienes mucha hambre no dudes en pedir un pirata, una tortilla enorme rellena de carne al pastor.

Los productos derivados de la leche también juegan un papel importante en la gastronomía neolonesa. Encontrarás deliciosos quesos de rancho, las famosas Glorias, dulces de leche quemada con nuez, natillas, bolitas de leche de cabra o vaca y muchos manjares más. No te resistas a probar el pan de Bustamante, elaborado con harina de trigo, endulzado con piloncillo y perfumado con anís, canela, nuez y cocoa. ¡Buen provecho!

 

 Regresar al inicio